Sistema digestivo

Tener nociones del funcionamiento del Tubo Digestivo, así como de su forma y estructura, supone una ayuda para el conocimiento y tolerancia de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal Crónica.

El Tubo Digestivo, es una estructura orgánica, de forma tubular, que se inicia en la boca y termina en el ano, por donde se eliminan los residuos.

La función del tubo digestivo, es preparar y seleccionar los componentes del alimento en su forma más simple para que pueda ser absorbida por su pared pasando a la sangre.

BOCA: Función de masticación y salivación, formando el bolo alimenticio iniciando la digestión de los azucares, gracias a la amilasa salivar.

Aparato digestivo

Aparato digestivo

ESÓFAGO: Su única función es la de pasar el bolo desde la boca hasta el estómago.

ESTÓMAGO: Además de continuar la trituración, las células de la mucosa gástrica producen pepsina, digiere las proteínas y factor intrínseco, que uniéndose a al vitamina B12, permite que esta se absorba en el intestino. También gracias al ácido, permite la absorción del Hierro. No tiene capacidad absortiva. En el Píloro comienza en el intestino delgado, que dividimos en tres zonas según su función: Duodeno, Yeyuno e Íleon. Terminando en la válvula ileocecal uniendo el intestino delgado con el grueso.

DUODENO: Por el coledoco, se vierten ácidos biliares, que permiten la digestión de las grasas. Por el conducto pancreático, se eliminan: Amilasas, (digestión de azucares), Lipasas (digestión de grasa), Proteasas (digestión de proteínas). En el duodeno, se absorben: Hierro, Calcio y Magnesio.

YEYUNO: Las células de su mucosa tienen en su interior unas enzimas que terminan de digerir los azúcares. En este tramo del intestino delgado se van a absorber los azúcares y las vitaminas hidrosolubles.

ÍLEON: Es la zona con mayor capacidad absortiva para las proteínas, grasas, vitaminas liposolubles y las sales biliares. Estas últimas se absorben casi en su totalidad para pasar, a través de la sangre, hasta el Hígado donde volverán a ser expulsadas al duodeno a través del conducto biliar, para volver a ser utilizadas en la digestión de las grasas.

COLON: Su función primordial es la de transporte y almacén del residuo alimentario. Es en esta porción donde se absorbe el agua, unida al potasio y al cloro.

RECTO: Tiene la función de almacenar las heces, para eliminarlas periódicamente. La pared del intestino delgado está compuesta (de dentro a fuera) por:

  •  Mucosa: Compuesta por una fina capa de células con capacidad de absorber los principios más básicos del alimento.
  •  Submucosa: Compuesta por células con capacidad defensiva (leucocitos, plasmáticas y otras), tejido de sostén y vasos arteriales, venosos y linfáticos de mayor tamaño.
  •  Capa muscular:Longitudinal y transversal que permiten, junto con los nervios que la activan, que el Tubo tenga su propio movimiento para la progresión del bolo alimenticio.
  •  Serosa:Fina capa de protección.

Los alimentos están compuestos por:

Principios Inmediatos: Substancias propiamente alimenticias de las que el organismo va a obtener su capacidad energética y va a crear sus propios componentes orgánicos. Se trata de las Proteínas, Azucares y Grasas, agua, sodio, potasio y cloro.

Oligoelementos: Hierro, Magnesio, Calcio, Zinc y otros de menor importancia.

Vitaminas: Se dividen en Liposolubles, (se absorben como las grasas) vitaminas A, D y K. Hidrosolubles (pueden disolverse en agua) vitaminas B y C.

Residuo: Todo el resto del contenido del alimento que no puede ser absorbido por el tubo digestivo y que es eliminado por el ano.

Así pues, para que los alimentos puedan ser incorporados al organismo, se necesita de la integridad de todos estos órganos, además de precisar una buena función de todos los procesos descritos. Dependiendo del tramo del Tubo que no funcione con normalidad, las carencias serán diferentes.

Una de las características del Tubo Digestivo, es su capacidad de asumir funciones que no le son específicamente propias, cuando otros tramos están enfermos o ausentes tras una intervención quirúrgica.

Adaptación del artículo de la Dra. Saro del Servicio Digestivo Hospital de Cabueñes

Extraído de ACCU ACTUAL Nro.9 Asturias – Junio 1997